EL NECIO PLEITO ENTRE EL GOBERNADOR Y LA FISCALÍA DAÑA A LOS VERACRUZANOS

Visión de Líder  


Por Angel Pablo Reyes S.

Existe una gran diferencia entre el terco y el necio. El terco razona sus ideas, es perseverante, firme y constante en su manera de ser para alcanzarlas; mientras que el necio insiste en sus propios errores, se aferra a ocurrencias y posturas equivocadas y va por ahí chocando contra la ubicante realidad, reflejando en su exacta dimensión la estupidez humana.
En política se puede ser terco pero no necio y con mayor precisión, cuando se gobierna no se debe ser estúpido. Por ello es urgente detener la necia confrontación entre el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez y el Fiscal General Jorge Winckler Ortiz que daña y deja vulnerable a los Veracruzanos.
Quizás muchos los sepan, pero bueno es recordar que existen al menos cuatro momentos diferentes en la lucha contra conductas antisociales: el primero es la seguridad preventiva que corresponde en todo momento al Ejecutivo (Presidente, Gobernador y Ayuntamientos); el segundo es cuando se comete un hecho delictivo donde corresponde exclusivamente investigar e imputar a la fiscalía para procurar justicia; el tercero es la impartición de justicia donde actúan los jueces y tribunales para sentenciar; y por último es el cumplimiento de las penas y readaptación social que nuevamente le corresponde al Ejecutivo.
En esta cadena los eslabones del Estado, deben trabajar coordinadamente para garantizar estabilidad social, si uno de ellos se rompe o no vincula con precisión, todo se desmorona y deja vulnerable al pueblo.
Por ello insistimos en que el Gobernador tiene que enfocarse en su chamba y el Fiscal por igual, vinculándose entre ellos, en todo momento, para alcanzar el fin por el cual fueron electos (el fiscal fue electo por el Congreso del Estado bajo el esquema de “democracia representativa”, que para mí debe ser electo directamente por el pueblo).
Sin embargo, hay que precisar que en los 9 meses de Gobierno, Cuitláhuac García es quien más insiste en cometer errores al confrontar, y el más reciente fue el cometido horas después del ataque de Coatzacoalcos, donde pretendió atacar a Jorge Winckler y confundió a la opinión pública.
No sabemos quién se lo recomendó, pero lo que sí sabemos es que el Gobernador debió reconocer su débil “seguridad preventiva” y solidarizarse con los familiares de las víctimas a quienes les falló en la prevención.
Además, Cuitláhuac debe evitar hablar de investigaciones ministeriales, pues él no tiene jurisdicción para procurar justicia, puede coadyuvar pero no hablar como si él fuera a vincular a proceso.
Tampoco tenía que decir que había la presunción de un responsable y lanzar falsas acusaciones a la fiscalía de que habían liberado a “la Loca” en el mes de julio. Y para colmo “la loca” ya hasta se desvinculó en un video de que él estaba fuera y si atendemos a los principios de presunción de inocencia ya hasta lo convirtió en víctima.
Insisto, se desconoce quién le recomienda a Cuitláhuac la confrontación –desde Xalapa se habla que son asesores priistas quien lo quieren empinar-, pero el respeto y colaboración entre instituciones es algo que tiene que empezar a ejercitar en su décimo mes de gobierno, porque quitar al Fiscal y poner a un “Fiscal a modo” no lo va a relevar de su responsabilidad de prevenir delitos.
Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *