EL SELLO DE TRAICIÓN: BARTLETT

Por Angel Pablo Reyes S.

Hay estigmas sociales que no se quitan, y la traición junto a la corrupción son de los peores, por ello es que resulta un grave error el nombramiento de Manuel Bartlett Díaz como futuro Director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), del futuro gobierno del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador.
Para empezar Manuel Bartlett representa a esa “mafia del poder” a la que tanto repudia el pueblo mexicano; su papa Manuel Bartlett Bautista, fue gobernador de Tabasco (1953-1955) y responsable de que su vástago iniciara en 1962 su carrera política como “auxiliar” del dirigente de la Confederación Nacional Campesina(CNC), Javier Rojo Gómez, un político priista encumbrado en esos tiempos, que para variar fue gobernador de Hidalgo en la década de los 30´, Jefe del Distrito Federal en los 40´y también Mandatario Estatal de Quintana Roo en los 60´.
El sello de traición le viene de la elección del 1988 -hace 30 años-, donde ya encumbrado en el régimen priista primero buscó la Presidencia de la República, pero tras ser designado Carlos Salinas de Gortari como candidato, Bartlett como Secretario de Gobernación del otrora poderoso Presidencialismo, dirigió la Comisión Federal Electoral que hizo fraude, con aquella famosa “caída del sistema” contra Cuauhtémoc Cárdenas el cual aventajaba con una clara tendencia de votos en el conteo.
Con el fraude consumado, Bartlett traicionó la voluntad del pueblo de México de cambiar de régimen y por su intervención es el responsable de las decisiones erróneas de los últimos 5 sexenios, 30 años de oligarquía, privilegios, fraudes y corrupción el gobierno.
Pero el negocio de la traición del 88, le redituó grandes dividendos y le ha permitió erigir cuantiosa fortuna extraída del dinero del pueblo desde el gobierno; fue Secretario de Educación (1988-1992), Gobernador de Puebla (1993-1999), Senador Plurinominal (2000-2006), para finalmente distanciarse del PRI en el 2006 cuando se peleó con Roberto Madrazo, pues también quería ser candidato a Presidente de la República.
Tras su salida del tricolor, la profesión de traidor lo llevó a incrustarse al Partido del Trabajo, negocio que le permitió postularse como candidato plurinominal al Senado de la República y gracias a la coalición que hizo este partido con el PRD y Movimiento Ciudadano, logró colarse hasta la fecha al presupuesto legislativo por los resultados del 2012 donde Andrés Manuel López Obrador casi vuelve a ganar la Presidencia de la República.
Desde su estancia en el PT ha logrado no solo seguir extrayendo dinero público para sus bolsillos, sino entablar amistad con López Obrador a quien se le ha pegado con la finalidad de seguir exprimiendo a los mexicanos, jamás por un “proyecto alternativo de nación”, menos por una “cuarta transformación del país”, solo por el interés personal de seguir en los privilegios, hacer negocios al amparo del poder político y dejar su legado incrustado en la “mafia del Poder”.
En el 2012 ganó una curul en el Senado de la República por el PT, via plurinominal, gracias a los votos de López Obrador.
Son muchas las cosas que pesan sobre Manuel Bartlet, y al de sello de traición lo sucede el de corrupción, y nadie puede negar que durante estas décadas fue un distintivo de la cúpula priistas en donde ha estado encumbrado.
La designación adelantada de Bartlett Díaz como Director de la CFE es un agravio a la democracia, un insulto a la historia de México y de consumarse sería la primera traición de Andrés Manuel López obrador al pueblo mexicano.(06/Ago/2018)
Manuel Bartlett de nueva cuenta al Gobierno Federal con Andrés Manuel López Obrador.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *