LA RIDÍCULA “MINI CONSULTA” UTILIZADA PARA DESVIAR LA ATENCIÓN

VISIÓN DE LÍDER

Por Angel Pablo Reyes

“El Politico debe tener la capacidad de predecir lo que va a pasar mañana, la próxima semana, el próximo mes, y el año que viene – y luego la capacidad de explicar por qué no sucedió.” Winston Churchill 

“Ni México ni su pueblo va ser piñata de ningún gobierno extranjero”, decía Andrés Manuel López Obrador al iniciar su campaña presidencia en Ciudad Juárez en el 2018, y al parecer el mismo sentimiento nacionalista lo mantenía hasta la semana pasada como Presidente de México cuando estuvo abordando el tema de las cartas enviadas a la Corona Española y al Vaticano donde se exigían disculpas por los abusos cometidos en la Conquista hace 500 años.
Sin embargo, esa postura fue muy diferente cuando el viernes Donald Trump volvió a lanzar la amenaza de que si México no detiene el flujo migratorio “vamos a cerrar la maldita frontera”.
Ante la condicional, el viernes en Poza Rica López Obrador lazó una “mini consulta inducida” sobre política exterior. Ante un público controlado les preguntó “¿Verdad que debemos llevar buenas relaciones con el gobierno del presidente Donald Trump?” y la respuesta a la pregunta inducida fue afirmativa e inmediatamente expreso “el pueblo es sabio”.
Bajo ese escenario el AMLO aprovechó para consultar “a mano alzada” al reducido grupo de asistentes que si debía mostrar prudencia ante las expresiones del magnate estadounidense y en efecto casi en su mayoría siguieron el guión que les marcó.
Más tarde publicó en su twitter “En Poza Rica, Veracruz, le consulté a mis asesores y verdaderos expertos en materia de política exterior. Miren lo que sabiamente me recomendaron los de mi “think Tank”(tanque de pensamiento).
Es de risa la actitud del Presidente pues a pesar de existir al corte de Marzo en el INE más de 87 millones de mexicanos y más de 139 mil pozarricenses inscritos en Lista Nominal (con derecho a votar), decidió consultar a un reducido número de seguidores que no representan a todo un país.
Andrés Manuel ya tiene el pretexto idóneo para no contestarle a Donald Trump, aunque solo algunos le creerán porque la mayoría de la gente sabe que no contesta porque la confrontación traerá pérdidas millonarias para el país.
Lo más honesto es decir la verdad, la amenaza es sería y mientras las caravanas siguen avanzando por nuestro país sin que exista impedimento para ello, el cierre de la frontera es inminente.
No se trata de pelear pero tampoco se trata de mentir y peor aún utilizar a la gente como marionetas, el Presidente de la República sabe de su gran legitimidad, de su popularidad y de la oportunidad que le están dando la mayoría de los mexicanos, lo correcto es no abusar de esa confianza.
El avance de las caravanas es un riesgo social para nuestro país, pues Estados Unidos no los acepta  y la opción es quedarse en México. El problema es grande y a futuro, el Gobierno Federal debería estar tomando cartas en el asunto y no usar artimañas para desviar la atención para después justificarse el porque pasaron las cosas. (01/Abr/2019)
Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *