DEL UNIFORME ESCOLAR, LA REFORMA EDUCATIVA Y EL INTERÉS SUPERIOR DE LA NIÑEZ

Visión de Líder

Por Angel Pablo Reyes

Dos semanas después de la Reforma al Artículo Tercero Constitucional, Claudia Sheinbaum Pardo,  genera polémica -y hasta distracción de otros temas nacionales-, con el anuncio de que los alumnos podrán llevar falda y las alumnas podrán llevar pantalón. Sin embargo, esta libertad que la morenista pretende vender como “novedosa”, incluyente, “open maind”,  etc., choca con Derechos Fundamentales y con Lineamientos Pedagógicos.
Por un lado está el Interés Superior de la Niñez, un principio consagrado en el párrafo noveno del Artículo 4 constitucional que dice “En todas las decisiones y actuaciones del Estado se velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Este principio deberá guiar el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas dirigidas a la niñez.”
Lo establecido en este texto, además de ser principio, es también un derecho y una norma de procedimiento, y la “libertad” que pretende promocionar Claudia Sheinbaum en la educación básica (educación inicial, preescolar, primaria y secundaria), donde hay menores de edad no la puede tomar de forma unilateral, por ganar publicidad y menos usar la educación como un medio para ganar seguidores.
Por otro lado ¿Sigue siendo necesario el uniforme en las escuelas para la formación académica? Aquí puede haber un gran debate, pero de acuerdo con la realidad el uniforme no ha contribuido en las ultimas 4 décadas a una óptima formación académica en México.
La metodología y las técnicas de enseñanza-aprendizaje podrían defender el uso del uniforme para alcanzar disciplina, orden y motivación, sin embargo, la realidad ubica que no mejora el desempeño académico.
Contrario a ello para muchas familias representa una carga y en los últimos años clientelismo político –como el caso de la morenista de la CDMX- y un lucro de dinero público para los gobernantes en turno, porque “según” regalan uniformes a la población pero al gasto público meten inflada la compra o la producción.
Sobre el argumento de que es un beneficio para para las niñas, las niñas llevan usando pantalón desde hace años, nadie crítica el uso de ellas y claro se sienten más seguras y cómodas al patear una pelota, por lo que insisto en que una política pública, sin tanta polémica, sería la eliminación del uso del uniforme, incluso con la “libertad” de llevarlo o no a la escuela.
Finalmente, la mal llamada Reforma Educativa entrada en vigor este 15 de mayo del 2019, no contempla modificaciones al respecto, estuvo más enfocada en dejar de evaluar a los profesores que establecer metodología y técnicas de enseñanza-aprendizaje, y aunque digan que se regulará en leyes secundarias, tardará décadas para decir que funciona. Pero lo que si sabe actualmente, es que el lastre para la educación en México, son los sindicatos de maestros.
(05/May/2019).
Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *