“LAS CONCESIONES PÚBLICAS: NEGOCIO ENTRE POLÍTICOS Y EMPRESARIOS”

Las Concesiones siempre serán para los gobiernos una salida fácil para evitar cumplir con sus obligaciones. Y en nuestro país conceder a un particular la “explotación de servicios públicos” o la “explotación de bienes del dominio público”, históricamente ha sido un jugo$o negocio entre políticos y empresarios con el cual se han erigido fortunas inmensas para ambos.
Las concesiones no resuelven las necesidades públicas porque las obligaciones del concesionario están limitadas a las establecidas en un contrato, el cual no se equipara al Contrato Social entre Gobernados y Gobierno, donde éste último a través de sus formas de organización (Federal, Estatal y Municipal), es el responsable de cubrir las necesidades públicas de los ciudadanos.
La buena Administración Pública no requiere concesiones, ya bastante dinero recaudan, distribuyen y se pagan nuestros gobernantes para cumplir con su trabajo, además de que muchas concesiones son tan innecesarias como absurdas y solo han sido creadas para extraer dinero público.
Sin embargo, la ignorancia de nuestros derechos como ciudadanos y el desconocimiento de las obligaciones que tiene el gobierno, permiten que nuestros gobernantes generen la gran mentira de que “se requiere que un particular venga a realizar el trabajo” que las autoridades deben realizar.
Está confusión ha permitido que se entreguen bienes del dominio público como el último y más trascendente de la Paraestatal Petróleos Mexicanos, donde el gobierno de Felipe Calderón le preparó el camino para justificar que se requería de inversión privada para la explotación del hidrocarburo; y el gobierno de Enrique Peña Nieto culminó aquel plan.
Y basta poner como ejemplo el “Debate energético del 2008” cuando el Gobernador panista de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, argumentaba que se requerían 8 mil millones de dólares para construir una refinería y que el gobierno no lo tenía por lo que urgía la inversión privada. El Senador Pablo Gómez Álvarez le contestó “Señor Gobernador lamento mucho su ignorancia, porque es usted un gobernador, no tiene excecusa”, e inmediatamente le dijo que la Secretaria de Hacienda, a cargo de Agustín Carstens, había informado al Senado que en los primero 4 meses de ese año PEMEX había recibido más de 10 mil millones de dólares de más de lo presupuestado (excedentes petroleros), puntualizando que con solo ese excedente había dinero suficiente para construir más de una refinería, “…disponemos del dinero, pero no disponemos de otro gobierno..”, exhibiendo que no había voluntad para salvar a la paraestatal y aunque después de ese debate se acordó construir una refinería en Tula, Hidalgo, tierra del priista Miguel Ángel Osorio Chong, no se hizo. Hoy la llegada de las empresas particulares para aprovechar el hidrocarburo es un hecho.
Actualmente en Veracruz, está el plan de concesionar bienes del dominio público y comprometer recursos patrimoniales hasta por 20 años, de al menos 20 Ayuntamientos a la empresa NL Tecnologies S.A. de C.V., municipios curiosamente gobernados por el PRI.
La propuesta fue presentada a los cabildos, quienes dieron el visto bueno y coordinadamente presentaron al Congreso del Estado solicitud de aprobación, donde ni se discutió y ni se les tomó parecer a los Diputados Locales de los respectivos distritos, tal como sucedió con el Diputado José Kirsch Sánchez de Poza Rica, quien a pesar de estar en la Mesa Directiva -a decir de él-, no lo dejaron ni siquiera analizar la propuesta y por mayoría todas fueron aprobadas por mayoría.
Ante tales hechos, es evidente que hubo negociación entre la bancada del PRI y los Diputados del Gobernador Miguel Angel Yunes Linares. Algo que a él le interesaba pasar por el Congreso Local lo motivo a pactar con los priistas para lograr mayoría y ellos en contra oferta intercambiaron la autorización de las concesiones de los municipios a favor de NL Technologies.
No obstante, la firma de los contratos está en los Ayuntamientos, y bueno sería que los cabildos tome en consideración la herencia que dejarán, no solo a la futura administración, sino a sus gobernados.
En Poza Rica, también sería positivo recordar que las dos concesiones que se entregaron bajo la administración de Pablo Anaya Rivera, a PASA y SM Vial, no han dado resultados positivos para el diario vivir de la ciudadanía y además han permitido abusos y lucro de unos cuantos, por lo que se puede esperar una similitud con la concesión del alumbrado público a NL Technologies… al tiempo.***
Agradeciendo el favor de su atención, contactaremos próximamente.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *