ENTIERRA SUS ERRORES LA SECRETARIA DE SALUD DE VERACRUZ

>> La Dependencia no ha dado una explicación científica del porque murieron los 2 niños de Coxquihui y 12 más fueron hospitalizados.

Por David Mora Gtz./Foto Luis Angel Valera
La Secretaría de Salud de Veracruz hace honor al viejo adagio de que “los médicos entierran sus errores”, pues hasta el cierre de esta edición sigue sin explicar a “ciencia cierta” el origen de la enfermedad que provocó la muerte a dos niños del totonacapan y la causa que hospitalizó a una docena de infantes con síntomas parecidos a los finados.
Es de recordar que el aparente brote inició el 16 de septiembre en la escuela preescolar María Montessori y después en la primaria Ignacio Altamirano, de la comunidad de Ojite de Matamoros, en Coxquihui, donde murieron dos menores de 4 y 5 años de edad y provocó, a principios de octubre, la hospitalización de una docena de niños con síntomas de fiebre, diarrea y vómito.
Las causas de muerte en los certificados de defunción, los rumores de que fue una bacteria o virus y la expresión de una “enfermad respiratoria” por parte del Gobernador Miguel Angel Yunes Linares, mantienen la incertidumbre a la población de la sierra del totonacapan, donde se mantiene la gente en alerta porque no se sabe que fue lo que paso.
Lo único que ha descartado la Secretaría de Salud de Veracruz es cualquier tipo de virus o bacteria en la región, toda vez que el brote se hubiera extendido con mayor impacto.
Asimismo, la dependencia intentó justificar los hechos argumentando que se trata de problemas respiratorios agudos propiciados por las intensas lluvias y la humedad de esta zona.
Por otro lado, los acontecimientos lamentables exhibieron las deficiencias de los Servicios de Salud de Veracruz en la región del Totonacapan, que son cubiertos por una Unidad Médica Rural de IMSS Prospera que es deficiente para los casos de urgencias, tal como quedó demostrado al no poder atender a todos los menores quienes fueron trasladados a otros lugares como Poza Rica o al estado de Puebla.
También quedó en evidencia el Hospital Regional de Entabladero, en Espinal, cuyas deficiencias de equipo, material y personal médico impiden el acceso a la salud de los veracruzanos de esta zona. La prueba es la entrevista realizada por la compañera María Elena Ferral a los señores Aelín Molina Portillo y Nahum García Ramírez, padres del menor Daviel N. de 3 años, quienes dijeron que “no nos lo quisieron recibir, ni siquiera nos dejaron pasar”, y finalmente perdió la vida su hijo en un nosocomio de Poza Rica.
Difícil situación para la sierra del totonacapan integrada por 8 municipios y un sector de Papantla, donde continúan nulos los servicio de salud y los veracruzanos tienen dificultades para acceder a este derecho humano, pero ahora no se pueden ni manifestar para exigirlo después de que el 9 de octubre fueran reprimidas las exigencias por el “gobierno del cambio” de Miguel Angel Yunes Linares.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *