EL “CAMBIO” SE DESMORONA

>> Los múltiples errores en las Secretarías del Estado y el nulo resultado en la vida diaria de los veracruzanos exhiben el fracaso de Miguel Angel Yunes Linares tras casi un año de mandato.

Por Angel Pablo Reyes S.
La ineptitud de los titulares en toda la Secretaría de Salud (SS) que directa o indirectamente costaron la vida a dos niños de la Sierra del Totocapan por no poder prevenir, diagnosticar y tratar a tiempo; la represión a manifestantes por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) producto de las fallas en los equipos de “negociación” e “inteligencia” de la Secretaría de Gobernación(SEGOB); la ridícula difusión “exclusiva en redes sociales” por la Secretaría de Comunicación Social (CS) que mantiene un cerco informativo con los veracruzanos; entre otros errores, exhiben el fracaso del “Gobierno del cambio” de Miguel Angel Yunes Linares.
DEL DICHO AL HECHO
Aun cuando el Gobernador Panista tuvo como eje de sus propuestas de campaña “transformar los Servicios de Salud en Veracruz” argumentando que tenía la experiencia para hacerlo por haber estado al frente del ISSSTE, ese compromiso fue aplastado por la realidad cuando perdieron la vida 2 niños y una docena más fueron internados con síntomas parecidos por una enfermedad desconocida que azotó a la comunidad de Ojite de Matamoros, en Coxquihui.
    Los funcionarios de la estructura completa de la Secretaría de Salud fueron superados por una emergencia que inició el 16 de septiembre cuando empezó el primer niño enfermo que falleció días después, continuó con otro infante muerto en circunstancias similares y avanzó a una psicosis cuando una docena de niños presentaron sintomatología parecida a los finados. Hechos que se complicaron cuando familiares de los enfermos intentaron acceder a los servicios de salud en la región.
   Hasta la fecha la dependencia sigue hermética, no ha informado a ciencia cierta el origen del presunto brote, las causas patológicas por las que perdieron la vida dos niños, el por qué otros más se enfermaron, y entre otras cosas, soluciones a la dificultad del acceso a la salud en esta región.
    Al respecto, el gobernador panista se ha limitado a informar en Facebook que fueron por causas de “enfermedad respiratoria” y ha evitado hablar más sobre el tema.
En contraste, la terrible verdad es que los veracruzanos de las comunidades de Coxquihui y de los otros 8 municipios que están en la sierra del totonacapan, continúan desprotegidos por el “Gobierno del Cambio” sin el acceso al Derecho Humano a la Salud.
En este renglón Yunes Linares falló al no cumplir su promesa de “transformar los servicios de salud en Veracruz”.
PIDEN SALUD, LES DAN VIOLENCIA
Otra falta reprobable del “Gobierno del Cambio” es la represión a manifestantes en Coxquihui por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y lo peor es que el Gobernador Yunes asumió la responsabilidad pese a las fallas en los equipos de “negociación” e “inteligencia” de la Secretaría de Gobernación (SEGOB).
El 9 de octubre habitantes en Ojite de Matamoros, Coxquihui, habían montado un bloqueo de carreteras para demandar al Gobierno del Estado servicios de salud producto de las muertes y hospitalización de niños, pero sobre todo ante el temor de que se extendiera el contagio y provocará más pérdidas lamentables.
De acuerdo con datos recabados por la Revista LIBERTAD, la Secretaría de Gobernación en manos del perredista Rogelio Franco Castán, envió a los funcionarios perredistas Ignacia Vicente Santes y a José Juan Díaz Hurtado, encargados de Política Regional en Papantla y Poza Rica, respectivamente, quienes fallaron en la negociación con los manifestantes.
La ineptitud para negociar de Nacha Vicente y José Juan -quienes formaban parte del seudo equipo de inteligencia de la SEGOB-, tuvo su cúspide cuando erraron al informar que quienes estaban detrás de los bloqueos eran militantes de MORENA y gentes del alcalde en funciones y enemigo de Yunes Linares, el priista Reveriano Pérez Vega, lo que desató la furia del gobernante panista e ignorando la verdadera situación, ordenó el brutal desalojo.
Ese mismo día elementos de la Fuerza Civil y un grupo antimotines de la SSP realizaron por la tarde un violento desalojo a manifestantes repartiendo golpes, intimidando con detonaciones, llevándose detenidos y hasta cortaron el suministro de energía eléctrica en la localidad para cohibir los actos de protesta.
Después de la reprobable violencia un mal informado Gobernador minimizó las protestas en sus redes sociales, asumió que ordenó el desalojo porque se “agotó el diálogo” y acusó de una infiltración de MORENA en los actos de protesta, alentados por el Alcalde de Coxquihui, Reveriano Pérez Vega, de quien dijo “se encuentra en proceso de desafuero”.
Sin embargo, los equipos de inteligencia de SEGOB fallaron y no le dijeron que en la manifestación estaban inmersos Nahúm García Nicanor, Nahúm García Ramírez y Erubey García Hernández, familiares de uno de los niños fallecidos, que también son tío y primos del alcalde panista electo, Lauro Becerra García, quienes no presionaban con tintes políticos sino que estaban apoyando el legítimo derecho de exigirle al gobierno salud.
Pero bajo la postura represora de que nadie le bloqueará carreteras, Miguel Angel Yunes Linares apaleó hasta sus propios simpatizantes.
GOBIERNO SIN COMUNICACIÓN
El domingo 8 de octubre el Gobernador Yunes realizó una “Jornada de Atención” que había prometido, en el Parque Temático Takilhsukut en Papantla, a escasos kilómetros de la emergencia de Coxquihui.
El día previo a la manifestación-represión, 6 Secretarios del Gobierno (SEDARPA, SEV, SS, SIOP, SEDESOL, SECTUR) y titulares de diversas Dependencias Estatales estaban disponibles para atender peticiones de la ciudadanía, pero el evento tuvo una baja afluencia de personas al grado que los funcionarios se fueron antes del tiempo programado.
El fracaso de la “Jornada de Atención” pudo ser multifactorial, incluso provocado por la presión en Coxquihui, a lo cual se le atribuye la ausencia del Mandatario Estatal.
Sin embargo, no se puede negar el error en la Comunicación Social de Miguel Angel Yunes Linares, pues con una semana de anticipación había convocado, como de costumbre, solo por Facebook y Twitter a gente del totonacapan donde no todos cuentan con internet.
La oficina de Comunicación Social, que Yunes Linares elevó a rango de Secretaría al contemplarla dentro de su gabinete, está difundiendo solo por vías digitales y para un sector elitista de Veracruz, a pesar de que el grueso de la población carece de acceso a la red.
El “gobernador del cambio” cambió la forma de comunicarse con los veracruzanos, aunque este cambio no necesariamente sea positivo para que todos los veracruzanos estén informados.
Finalmente, los hechos anteriores reflejan que el Gobierno Panista se “desmorona” y a la par, la esperanza de los veracruzanos que votaron por el “cambio” para tener beneficios en la vida diaria, se esfuma.
Se cumple casi un año del mandato de Yunes Linares y los múltiples errores en su administración demuestran su fracaso como gobernante, mientras en la población, el desencanto hacia el panista que pretende dejar a su hijo como Gobernador, crece cada día más.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *