El Regidor Félix Iván solapó irregularidades en la obra del elevador

>> El comisionado de Obra Publicas incumplió con la Ley Orgánica del Municipio Libre, “se hizo de la vista gorda” con los problemas en la importación del aparato, la pésima construcción de la obra y la violación de las normas para la inclusión de personas con discapacidad.

Redacción Libertad

Poza Rica, Ver.- Incumpliendo sus atribuciones del artículo 50 de la Ley Orgánica del Municipio Libre, el Regidor Felix Iván García Bustos enmudeció y fue cómplice de las múltiples irregularidades que tuvo la contratista Diana Loya Mejía en la construcción del elevador para personas con discapacidad en el Palacio Municipal de los pozarricenses.
García Busto quien tiene la Comisión Municipal de Obras Publicas es el edil responsable por Ley de “Inspeccionar la construcción de toda clase de obras materiales propiedad del Municipio, intervenir en la formulación de los presupuestos respectivos y opinar acerca de los que se presenten”, tal como lo estipula la fracción IV del citada artículo.
De igual forma le corresponde “Inspeccionar la construcción de edificios públicos a fin de garantizar su seguridad…”, obligación que le marca la fracción V de la mismo norma orgánica.
Sin embargo, García Bustos “se hizo de la vista gorda” con múltiples irregularidades en esta obra pública, obedeciendo a intereses particulares y pisoteando el interés público.
Desde el presupuesto, el edil permitió que fuera manipulado por el Director de Proyectos, Ventura Sánchez Foti, quien infló la obra por casi $5 Millones de pesos, aun cuando fue propuesta por el Regidor Fausto Jaimit Cabrera Dávila por una cantidad inferior al millón de pesos, y solo después de las críticas periodísticas fuera “ajustado el presupuesto”. Pero Félix Iván no dijo “ni pio” al respecto.
Para la asignación de la obra el regidor de obras públicas solapó que se saltaran la Ley y fuera adjudicada -sin licitación pública-, a Diana Loya Mejía, una persona física quien meses más tardes demostrara que no tenía experiencia en la construcción de elevadores.
Félix Iván también estuvo de acuerdo en que Loya Mejía contara con el respaldo del Gobierno morenista para que le financiaran la obra y le otorgaran un anticipo del 50%.
De lo anterior consta en el contrato MPR-131/DOP/FORTAMUN 2019/IA3-2019 3013 1012 8 donde se estipula el anticipo, así como en los Estados Financieros del Mes de Julio donde se registra en la integración de Saldos de la cuenta de FORTAMUNDF que fue por $ 742 mil 927 pesos con 41 centavos pagados el día 12 de este mes; información pública obtenida por Revista Libertad.
Otra de las irregularidades solapadas por el morenista fue la compra del aparato el cual fue detenido por semanas en la aduana de Manzanillo, Colima, con problemas de importación (presuntamento por ser chino). Este dato se dio a conocer en el cabildo el pasado 14 de octubre, donde el edil volvió a ser cómplice de una cadena de corrupción.
Ya en la instalación del aparato en el mes de noviembre Félix Iván volvió a callar sobre el problema de la dimensiones de 70 centímetros en las puertas del aparato las cuales impedían el acceso para la mayoría de las sillas de ruedas y violaba normas estatales y federales como la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad o la Ley de Obras Públicas de Veracruz que obliga a que todas las construcción públicas tengan inclusión.
Además, el edil encargado de la obra pública estuvo conforme que la contratista Diana Loya Mejía incumpliera el plazo de 80 días naturales para su construcción, los cuales empezaron a contarse a partir del primero de julio y terminarían el 18 de septiembre del año pasado, tal como lo estable el contrato de obra pública, pero hasta los primeros días del 2020 todavía se hacían trabajos de pintura.
Para burla de la población, con gran descaró Félix Iván García Bustos -quien aspira a ser diputado-, emitió un mensaje en la inauguración de la obra este 6 de enero, donde presumió como una gran logro de la administración municipal una obra muy cuestionada en sus presupuesto y con múltiples irregularidades en su construcción.
En el colmó, Félix Iván no tuvo ni la más mínima intención de invitar el Consejo Municipal de Inclusión Social o a los grupos de adultos mayores aun cuando la propuesta inicial presentada por el Regidor Fausto Jaimit Cabrera Dávila era construir un elevador para que las personas con discapacidad y adultos en plenitud tuvieran acceso a la segunda planta y al auditorio municipal.(08/Ene/2020)

_______________________________________________________________________________

Te recomendamos:

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *