GRIS FUTURO PARA PAPANTLA

*** Con la sucesión de la familia Romero en la alcaldía se esperan 4 años más de rezago municipal.

 

Redacción Libertad
Papantla, Ver.- “Al pueblo se le da, no se le quita”, fue el slogan de Marcos Romero Sánchez utilizado en su campaña política a la Presidencia Municipal en el 2013 donde prometió varios beneficios para los papantecos, en especial el desarrollo municipal para los cuatro años que sería electo.
Sin embargo, desde su arribo a la silla presidencial, el alcalde papanteco, ávido de disfrutar las mieles del poder público se enfocó en  buscar la sucesión familiar que recayó en su sobrino Mariano Romero, quien salió favorecido en los resultados de la elección del 4 de junio en medio de señalamiento por parte de sus contrincantes y distintos medios de comunicación quienes acusaban a tío y sobrino de compra y coacción de votos a favor del PRD- PAN.
Desde el 2015, 2016, en la precampaña y sobre todo en campaña electoral, el respaldo hacia Mariano Romero por parte de los trabajadores de confianza en el Ayuntamiento que deseaban mantenerse por cuatro años más fue evidente. “La corte de monarca Romero” hacia proselitismo a favor de su sobrino dentro y después del horario de trabajo, con la firme convicción de mantener su “status quo” que les brinda trabajar para una familia y no para el pueblo papanteco.
Pero con la lucha por la continuidad del Alcalde el desarrollo municipal no se realizó. Existe una gran falta de empleo, crisis económica, poca obra pública, estancamiento educativo, y en general todos los rubros que debe desarrollar la administración municipal, carecen de avance y cumplimiento.
Tan solo el nulo fomento al empleo se ve reflejado en la calidad de vida de los habitantes, así como la deficiencia en los servicio básicos como la recolección de basura que no se cumple o el abastecimiento de agua potable que carecen muchas comunidades tanto de la costa, la sierra y los kilómetros, zonas rurales que conforman el extenso territorio papanteco.
Durante los últimos cuatro años tanto la cabecera municipal como las comunidades han sufrido de un estancamiento, tal es el caso de la congregación La Victoria KM 47, donde el domo de la cancha de usos múltiples que se inició antes de la actual administración de Marcos Romero con el apoyo económico de los vecinos, realización de rifas y bailes, apenas el alcalde se dignó a cumplirle a los habitantes, e incluso se quejaron recientemente de que Marcos Romero pretendía inaugurarlo, pero en realidad tuvo que dar la reactivación de la obra.
Como estos existen muchos ejemplos de una mala administración que no supo cumplirle a sus gobernados y que ahora retendrán el poder político a través de su sobrino por cuatro años más, mientras que el futuro de los papantecos se vislumbra entre opaco y gris.
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *